miércoles, diciembre 26, 2007

Y las vacaciones continúan...


Ya es 26 de diciembre. Aún no me entregan la casa. Nochebuena, y parte de navidad la pasé en casa con toda la familia. Mis hermanas, sobrinos y mi papá. Es increíble percatarse de cómo el tiempo va caminando. Ya mis sobrinas están enormes y mi sobrino es un pequeño diablillo mal hablado. Aprovechando que estaba en casa de mi papá, me acordé de aquella cámara instantánea (estilo Polaroid) que me compré hace muchos, pero muchos años. Ni mi papá ni yo fuimos buenos para recordar con precisión cuándo fué. Pero ambos consideramos que tendrá al menos unos 25 años. Me la traje y veré si aun funciona. Recuerdo cuán divertido era usarla. Se trata de una Kodak EK 160. Buscaré la batería que usaba y la película (bueno, cartuchos). Ya reportaré si funcionó o no.

Por otro lado, he estado trabajando un poco en ratos en los que no tengo otra cosa por hacer, en mis cursos del próximo semestre. Ambos me gustan mucho. Uno es el de robótica, que daré con Jean-Claude. El otro es el de sistemas inteligentes que también me encanta. Veremos cómo resultan ambos.

En otro orden de cosas, ayer por la tarde caminé un poco por el centro histórico de la ciudad. Qué impresionantemente sucio estaba. Había mucha, pero mucha basura tirada en las calles. Y luego, están remodelando algo en el Mercado Corona, aunque no vi muchos signos de que recientemente haya estado trabajando gente en esa remodelación, pero quiero pensar que lo están haciendo. Se ve sucio y pues hecho un desastre. A escasas dos cuadras de la presidencia municipal y así de feo. Yo entiendo que hay mil prioridades en el gobierno municipal, pero realmente da una impresión terrible ver ese nivel de poca limpieza. Claro que por otro lado esa basura no llegó por arte de magia, lo que me lleva al tema de la falta de educación. Hace unas semanas hice un coraje marca demonio, porque mientras esperaba el verde en un semáforo, un señor del coche de adelante simplemente dejó caer un períodico a la calle. Asi como si cualquier cosa. Un hombre mayor (no menos de unos 60 años). He visto también cómo la gente simplemente bota por las ventanas las servilletas, pañuelos o incluso latas de cerveza o jugo. ¿Qué nos pasa? En serio que ver eso me desesperanza mucho. Porque no es un mal que se corrija votando por un partido diferente. Es mucho, pero mucho más profundo. Es un síntoma innegable del estado de putrefacción que tiene nuestro sistema educativo y cómo aquel tan aclamado régimen familiar que se supone tenemos los latinos, está desapareciendo. Pero ambos son temas que me gustaría tocar a mayor profundidad en otro momento.

2 comentarios:

Sachiel dijo...

Hey, hablando de la cámara...

Malas noticias :( será casi imposible conseguir cartucho(s) para esa cámara. Kodak dejó de producir la película y las cámaras por allá de 1986 (más o menos) cuando los chicos de Polaroid demandaron a la compañía por cuestiones de patente a pesar de que el proceso de revelado en las películas Kodak era distinto. Lástima.

Todavía no descubro que baterías usa, pero, no serviría de mucho conseguirlas pues lo primordial es la película.

Que horrible.

Gildardo dijo...

Demonios... se quedará sólo para el museo y como un bonito recuerdo.

Gracias por la investigación Sach!