viernes, marzo 13, 2009

La impertinencia de la educación

Desde que yo recuerdo, el tema de la famosa ruptura entre teoría y práctica en las universidades ha sido tema de mas de una discusión hasta acalorada sobre quién de los dos bandos tiene la razón. A las universidades siempre se les ha culpado de formar egresados que no sirven para su inmediata inclusión en las filas productivas y a las empresas se les ha culpado de querer obreros sin tener que dedicar para ello esfuerzo alguno.

Mi trabajo desde hace cosa de un año ha sido en buena medida el tratar de acercarnos y vincular esfuerzos academia-empresa. No es una tarea sencilla en muchos casos. Particularmente con las empresas locales. Y si sueno con ello malinchista, pues lo siento mucho. Pero es la verdad. Resulta que sigue persistiendo la idea en esas empresas de que las universidades no les enseñamos las cosas que los egresados requerirán al egresar. Si por esas empresas fuera, deberíamos enseñarles cursos completos de Autocad 2.0, ISO9001, Inventarios3.4 y cosas por el estilo. Que aprenden geometría proyectiva? Eso no sirve!! Tampoco tiene propósito práctico que aprendan la teoría de inventarios o el Método de MonteCarlo. La realidad NO es asi!! dicen. Es claro que mi visión y opinión del asunto está sesgada, pues mi formación es claramente académica. Sin embargo, trato de analizar de manera objetiva el asunto.

Entiendo la preocupación de las empresas. Necesitan sobrevivir. Necesitan poder pagar la nómina. Y es importante que lo hagan. Es conveniente para el país que sigan existiendo, pues al final de día son oportunidades de desarrollo que evitan que nuestros compatriotas tengan que cruzar el río para encontrar un empleo con el cual sostener sus familias. También reconozco que esos empresarios arriesgan su capital y patrimonio en el afán de crear, sostener y crecer sus empresas. Concedo y reconozco todo ello. Donde sí empezamos a tener diferencias es en el hecho de que su visión es sumamente corta. Para desfortuna de nuestro país, aquí las cosas (en lo general) ocurren a la inversa de como pasan en la mayoría de los países con mejor nivel de vida. Aquí las universidades vamos tras las empresas tratando de complacerles en sus necesidades de corto y en el mejor de los casos, mediano plazo. Mientras que en otros países las universidades se preocupan y ocupan en generar conocimiento, y en ocasiones en la transferencia del mismo a fin de generar tecnologías. Mismas que terminan convirtiéndose en el diferenciador de esas empresas y es lo que las hace crecer. Si CISCO se hubiera conformado con tener empleados que supieran simplemente operar equipos siguiendo un manual de operación, hoy no serían la empresa líder que son. Lo mismo aplica para mil otros ejemplos. Y si las universidades no crearan libremente conocimiento, ni CISCO, ni Google, Ni Yahoo, ni VMWare existirían y esto es por citar solamente unas y de una sola universidad. La derrama económica que con ello una sola de esas empresas creado supera con creces lo que todas las empresas locales han podido crear en su vida. Por supuesto, no es posible hacer generalizaciones absurdas y simplistas. Tampoco basta con que aun gobernante orate se le ocurra llamar a esta tierra el "Valle del Silicio Mexicano" para que ocurra. No hay muchas de las condiciones que sí existieron en aquella región, pero ese es tema de otra disgresión.

El punto es que no tengo idea de cómo lograr que exista ese respeto mutuo que debe darse entre pares cuando quieren trabajar juntos. Me es claro que ni los universitarios, ni los empresarios por separado tenemos la última verdad. Tiene que ser construida entre ambos. Entendiendo cuáles son las preocupaciones y necesidades de una y otra, y respetándolas. Mientras eso no se logre, no habrá manera de realmente ir a fondo.

Claramente, las empresas multinacionales están ya del otro lado en ese sentido. Y cuando las universidades logramos concretar proyectos con ellas, terminamos siendo culpadas de no querer apoyar a la industria nacional.... ¡qué tal!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Solamente para precisar una de las tantas vagas ideas que manejas en tu rant. Cisco no se distingue ni ha distinguido alguna vez por la generación de nuevo conocimiento; al contrario, esta compañía es famosa por hacer muy poco desarrollo de producto en casa. Ellos obtienen nueva tecnología comprando a otras que la han creado.

Gildardo dijo...

Gracias por la aportación, anónimo.

Emmanuel Escandon dijo...

Que tal Gil paso para saludarte, espero todo este yendo muy bien.
Tal y como has dicho en otros países la búsqueda se da al revés, no de la universidad a las empresas, sino de las empresas a las universidades. Ojala se pueda tener una visión mas amplia y llegar a un acuerdo porque seguramente como en muchos casos la generación de nuevas ideas y de una profesionalización en las empresas será detonador de progreso para el país.

Saludos

Gildardo dijo...

Gracias Emmanuel.

En realidad el punto que yo quería tocar (aunque reconozco al final terminé vagando por otros) era que hace falta mas comunicación en ambos sentidos. La academia y la industria observan el mismo mundo, solo que desde perspectivas diferentes. Es importante entender la del otro y respetarla, pero sobre todo, construir con un mismo objetivo.

Saludos!

Lourdes dijo...

De acuerdo contigo en el post a cerca de las universidades y las empresas. Uno de los problemas en nuestro país, desde mi punto de vista, es que la mayoría de las empresas quiere obtener ganancias rápidamente y no les parece rentable invertir por años en algo cuyos frutos veran en una década por ejemplo. De ahí también que no existan muchas empresas con base tecnológica, que tienen un tiempo de "maduración" largo.
Lo difícil es convencer a cerca de la necesidad de formar personas que puedan desarrollar cosas nuevas y no solamente "obreros". Incluso creo que hay veces que hay que convencer a los mismos alumnos sobre este punto, ya que muchas veces quieren saber solo aquello que les sirva para obtener un buen trabajo y bien pagado.
Creo que en estos casos aplica aquello de: "Si quieres darle de comer a una persona un día, obséquiale un pescado, si le quieres dar de comer toda la vida, enséñale a pescar".

Saludos.

Anónimo dijo...

Una forma de lograr esa vinculación empieza precisamente de la forma en la que lo haces; dando a conocer tu punto de vista y el porqué hay que formar profesionistas cultos, con una visión superior de quién solo es capaz de hacer una tarea sin analizar repercusiones, opciones, etc.
Saludos Gabriel Pineda